UN RINCÓN VIRTUAL QUE OBSERVA LA REALIDAD CON OTROS OJOS...

miércoles, 3 de octubre de 2018

NUESTROS TRABAJOS PUBLICADOS EN OCTUBRE

Os invitamos a leer los artículos que nos han publicado este mes. En la revista MÁS ALLÁ de octubre aparecen dos trabajos de Moisés Garrido. Uno se titula: "EL SINIESTRO PODER DE LAS SECTAS. LAS CLAVES DEL CONTROL MENTAL". Aborda las técnicas de persuasión coercitiva empleadas por las sectas destructivas para manipular a sus adeptos, así como los factores de riesgo y las nuevas dinámicas sectarias (basadas más bien en terapias alternativas y no en temas religiosos). ¿Qué rasgos de personalidad posee el líder de una secta destructiva? ¿Cómo actúa la Administración española frente a la problemática sectaria? ¿Hay suficientes leyes para frenar la actuación y la expansión de estos grupos cuyos fines son lucrativos y sexuales?


El otro artículo, tema principal de portada, lleva por título: "50 AÑOS DE APARICIONES. CRISIS EN LA IGLESIA PALMARIANA". Los últimos acontecimientos vividos en el seno de la secta de El Palmar de Troya, tras la huida del papa cismático "Gregorio XVIII" y el posterior intento de robo por su parte, ha provocado una tremenda convulsión entre los palmarianos, agravada por la crisis económica que llevan sufriendo desde hace años. ¿Por qué se han radicalizado aún más? ¿Siguen a la espera del fin del mundo? ¿Cuál es el futuro de esta orden pseudorreligiosa?


Asimismo, en el nº de octubre de la revista CLÍO HISTORIA, Moisés escribe sobre: "FILÓSOFOS MALDITOS. ATEÍSMO Y MATERIALISMO EN LA ANTIGÜEDAD". ¿Qué defendían los filósofos materialistas? ¿Qué razones hay para que Leucipo, Demócrito y Epicuro sean filósofos proscritos y estén prácticamente olvidados en las facultades de filosofía? ¿Por qué triunfó la filosofía idealista frente a la materialista? ¿Cuándo surgió el ateísmo? ¿Se sigue persiguiendo hoy día a los ateos? Espero que este nuevo trabajo os resulte de interés.


Además, en el nuevo nº de EL OJO CRÍTICO aparece un desmitificador manifiesto de Moisés que nos pone al corriente de las falacias difundidas por youtubers desaprensivos que no pretenden hallar la verdad sobre los enigmas, sino exagerarlos y dosificarlos con teorías conspirativas para atraer a seguidores crédulos. Su título: "EL MISTERIO EN MANOS DE HORDAS DE CHARLATANES. INFORMACIÓN VS. DESINFORMACIÓN". Pueden descargarlo desde aquí: EL OJO CRÍTICO Nº 87 


Claudia M. Moctezuma, por su parte, ha escrito el artículo "ANGAMUCO: MEGÁPOLIS PURÉPECHA PRECOLOMBINA", que ha visto la luz en el monográfico EL ENIGMA DE LAS CIUDADES PERDIDAS de la revista CLÍO HISTORIA. A comienzos de este año, los arqueólogos descubrieron una enorme urbe purépecha en Michoacán (México). ¿Qué sabemos sobre esta desconocida ciudad? Todos los datos los podrán encontrar en dicho trabajo.  



Esperamos que estos artículos sean de vuestro interés.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

NUTRIDO PÚBLICO EN LA PRESENTACIÓN EN MURCIA DEL LIBRO SOBRE ECMs DE LA DRA. CRISTINA LÁZARO

El pasado lunes 17 de septiembre se presentó en el Real Casino de Murcia el libro Lo que dicen los expertos sobre las Experiencias Cercanas a la Muerte (Guante Blanco, 2018), de la psicóloga y antropóloga Cristina Lázaro. En el acto, además de la autora, participaron también Leonor Victoria Gil —quien hizo las veces de moderadora— y Claudia M. Moctezuma. Ante una sala abarrotada de público, la doctora Lázaro —que posee el mérito de haber realizado la primera tesis doctoral en España sobre ECMs— nos detalló las características de estas vivencias extraordinarias protagonizadas por personas que han estado al borde de la muerte. Destacó, en primer lugar, las investigaciones realizadas fuera de nuestro país. "Ahora sabemos, gracias a los estudios de Sam Parnia, que hasta tres minutos después de que ya no hay actividad cerebral existe conciencia. La muerte no termina en el momento del óbito", asegura. Considera que dichos estudios nos irán arrojando mayor información a lo largo del tiempo y espera que estas investigaciones despierten más interés científico. "No podemos afirmar que hay vida después de la vida, pero sí podemos decir que las ECMs son un indicio de que existe la posibilidad de que pueda haber algo más", asevera. Según comentó, en estos episodios llama la atención la 'experiencia fuera del cuerpo', que es cuando la persona "siente que su conciencia sale del cuerpo y se traslada a un lugar desde el cual puede ver todo lo que ocurre alrededor de su cuerpo, incluso a lugares lejanos de donde se encuentra su cuerpo físico". En dichas experiencias, suele haber una alteración del espacio y del tiempo. "El tiempo, tal y como lo conocemos, lineal, en el sentido de pasado, presente y futuro, deja de existir y ocurre todo a la vez; esto es algo muy difícil de entender". Además de observar un túnel y una luz al fondo, el sujeto se encuentra con familiares fallecidos o seres espirituales. La sensación en esos instantes es de paz y amor. Además, ve pasar su vida por delante de forma panorámica, como en una película. Sobre todo, percibe los detalles más significativos y trascendentes. Lo cierto es que todos los valores cambian para las personas que experimentan una ECM. Incluso, en algunas ocasiones, la persona nota un desarrollo de las facultades extrasensoriales, reconoce la doctora Lázaro. 

Tras comentar algunas historias sobre ECMs registradas en el pasado —como la relatada por Platón en su República o la protagonizada por Papantzi, la hermana del emperador Moctezuma II—, la periodista y cofundadora de este blog formuló algunas preguntas a Cristina Lázaro. Quería saber, entre otras cosas, qué piensa de esas voces que consideran que tales experiencias surgen de un proceso psicológico. La doctora Lázaro se refirió entonces al enfoque que sobre estos casos suele darse desde la denominada neuroteología, que trata de localizar los mecanismos cerebrales que producen la necesidad de creer y las experiencias que catalogamos como espirituales o místicas. "Hay más teorías, como la teoría de la despersonalización, donde parece ser que se sienten determinadas situaciones de pérdida de la identidad, disociación, etc. Pero, realmente, en las ECMs no ocurre esto, sino que hay una conciencia lúcida y sentimientos positivos". La hipótesis neuro-anatómica, donde tanto el estrés como la apoxia (falta de oxígeno en sangre) serían los responsables de un funcionamiento anormal del sistema límbico de los lóbulos-temporales, tampoco resuelve el enigma, según la doctora. "Hay ECMs que ocurren sin que la vida de la persona corra peligro. No siempre hay que estar al borde de la muerte para tener una ECM. De hecho, se da también en estados de meditación profunda y se tienen elementos muy parecidos a los que se tienen durante una ECM". Considera que, aunque es cierto que algunos de los elementos de estas experiencias puedan tener una explicación a nivel fisiológico o psicológico, no explican todos los elementos que aparecen juntos durante una ECM.

Cristina también habló de las ECMs vividas por personas invidentes, sosteniendo que "es el indicio más evidente que refuerza la hipótesis de la expansión de la conciencia". Durante la hora y media que duró la exposición, esta especialista en ECMs ahondó en otros muchos aspectos del problema y respondió detalladamente a las diversas preguntas del público. A dicho evento, asistieron ante nuestra sorpresa el reputado parapsicólogo venezolano Jon Aizpúrua, a quien tuvimos el placer de conocer, así como los amigos Javier Belmar y María de Barreiro, conductores del programa radiofónico Otros Mundos, y el filólogo Salvador Sandoval, una persona muy versada en enigmas históricos y del cristianismo. Fue, sin duda, una jornada muy especial. Para finalizar esta reseña, solo me queda invitarles a leer Lo que dicen los expertos sobre las Experiencias Cercanas a la Muerte. Tendrán así la oportunidad de profundizar mucho más en un fascinante asunto que a todos nos concierne.

P.D.: Cristina Lázaro firmará ejemplares de su libro el próximo domingo 23 de septiembre de 16 a 17 h. Será en la caseta 21 de la editorial Círculo Rojo, en la Feria del Libro de Murcia, ubicada en el Paseo Alfonso X.

LEONOR VICTORIA GIL, CRISTINA LÁZARO Y CLAUDIA M. MOCTEZUMA
(Foto: Moisés Garrido)

UN MOMENTO DE LA PRESENTACIÓN DEL LIBRO (Foto: Moisés Garrido)

JON AIZPÚRUA, CLAUDIA M. MOCTEZUMA, EUSEBIO AIZPÚRUA, JAVIER BELMAR Y MOISÉS GARRIDO
 (Foto: María de Barreiro)

PARTE DEL NUMEROSO PÚBLICO ASISTENTE
(Foto: Noelia González)

LIBRO DE CRISTINA LÁZARO

CARTEL DE LA PRESENTACIÓN
(Por Moisés)

domingo, 16 de septiembre de 2018

ESTE MES, PUBLICAMOS VARIOS ARTÍCULOS EN LA REVISTA "MÁS ALLÁ"

Informamos que en el ejemplar de este mes de septiembre de la revista MÁS ALLÁ aparecen dos artículos firmados por Claudia M. Moctezuma. Son: "CONCIENCIA: ¿ORIGEN DE LOS FENÓMENOS PARANORMALES?" y "LA ERA DE LOS ROBOTS". Y en el mismo número, un artículo de mi autoría bajo el título "OVNIS Y LA MIMETIZACIÓN TRANSITORIA". Asimismo, en el monográfico de MÁS ALLÁ que acaba de ver la luz bajo el título "LOS MISTERIOS DE LOS PAPAS", sale publicado otro artículo firmado por mí titulado "LA MISTERIOSA MUERTE DE JUAN PABLO I". Esperamos que resulten de vuestro interés.


 



(Por Moisés)

ÚLTIMOS VÍDEOS SUBIDOS A "VIDEOTECA DE LO INSÓLITO"

Seguimos imparables con nuestra labor de rescatar material antiguo de vídeo con el fin de compartirlo a través de nuestro canal de YouTube VIDEOTECA DE LO INSÓLITO. Ya son más de 4.000 los suscriptores que siguen con interés los programas, entrevistas, debates y reportajes que vamos subiendo. Y algunos compañeros siguen facilitándonos antiguos vídeos VHS para que procedamos a su digitalización. Pronto, recibiremos material de Manuel Gómez Ruiz, exdirectivo de la Agrupación Parapsicológica de Puerto Real, y Carlos Bogdanich, investigador de fenómenos anómalos, hipnólogo y astrólogo. He aquí los últimos vídeos que hemos ido subiendo...





















sábado, 8 de septiembre de 2018

CONFIDENTES (Moisés Garrido, "Enigmas Express", mayo 2003)

No hace falta recordar que quien protagoniza una experiencia anómala suele ser tildado en muchas ocasiones de alucinado, o se convierte en blanco de las más crueles burlas, a veces incluso por parte de familiares y amigos. La ignorancia social sobre estos otros aspectos limítrofes de la realidad, como los que nos presenta la Parapsicología, hace que muchos nieguen a priori tales sucesos. Por eso, muchos testigos suelen ser reticentes a la hora de narrar sus vivencias paranormales o ufológicas. Solo cuando se entera de que alguien investiga seriamente estas cuestiones, es cuando por fin encuentra una oportunidad única para confesar sus experiencias, buscando en el investigador la complicidad, alguien que le oiga con respeto y que pueda brindarle una posible respuesta a lo que le ocurre, si es que la hay. Los que andamos metidos en estos temas, recibimos muchas veces aviso de alguien que desea contarnos algo extraño que le viene sucediendo desde hace tiempo. Lo normal es que los investigadores vayamos en busca del testigo, sin embargo, hay ocasiones en que es al revés...

24 horas antes de escribir estas líneas, me reunía con una mujer, hermana de un buen amigo mio. Días antes me dijo: “A ver si podemos quedar en alguna ocasión, tengo que contarte cosas que me están pasando”... Es una frase que hemos oido repetídamente a lo largo del tiempo que venimos dedicándonos a estos temas. Esta persona me contó con pelos y señales lo que le ocurre desde hace años. Visiones a modo de flash, extrañas premoniciones tanto en sueños como en estado de vigilia, proyecciones astrales, etc. Ni siquiera es algo que cuente a sus más allegados, ni a su propio marido. Alguna vez le refirió algo, pero recibió como respuesta la manida frase de “eso son tonterías tuyas”... Así que esta mujer ignoraba si eran experiencias muy raras o, por el contrario, muy comunes, si eran peligrosas, si las podía llegar a controlar, etc. Las casi dos horas que estuvimos charlando han servido al menos para que ella tomase conciencia de que son experiencias protagonizadas por muchas otras personas, que no se trata de psicopatologías, que no debe tener miedo alguno, y que no ha de obsesionarse con el tema. Al decirle que son fenómenos perfectamente tipificados por la Parapsicología, que se están estudiando desde hace mucho tiempo y que debe de asumirlos como algo normal en su vida, se sintió muy aliviada. Como si se le hubiese quitado una carga de encima. He quedado en pasarle algunos artículos y libros sobre tales experiencias parapsíquicas. Está bien que se informe y se documente sobre lo que le ocurre. Que conozca otras historias similares a la suya. En este caso concreto, la mujer vive con total normalidad estos fenómenos. No se ha visto afectada psíquica y emocionalmente por esas experiencias. Únicamente le preocupaba saber de qué se trataba y si podían tener consecuencias negativas en un futuro. Le desterré esa idea de su mente y prometí seguir charlando con ella más veces.

Pero, ¿y los casos en los que el testigo vive con horror las experiencias paranormales? ¿Qué podemos hacer para ayudarles?... Me siento impotente cuando alguien me cuenta con angustia que está viviendo fenómenos de tipo poltergeist, presencias acechantes, terribles sueños recurrentes, visitas de dormitorio, voces amenazantes, etc. Cuando a solas te pide que por favor le ayudes, ¿qué puedes hacer?... Si le recomiendas que visite a un psicólogo o, en caso más extremo, a un psiquiatra, cree que estás insultándole o interpretando sus vivencias como de origen alucinatorio. Quiere saber a qué se enfrenta. Por qué ha sido víctima de esos fenómenos. Necesita una respuesta clara e inmediata al hecho de que su vida haya sido salpicada por sucesos inexplicables que escapan a toda lógica. Son individuos atormentados y desesperados que recurren al investigador de lo paranormal esperando que le solucione su problema. Pero poco podemos hacer... Son fenómenos inconscientes e involuntarios que no se rigen por parámetros físicos conocidos. Únicamente podemos ayudarles con nuestras palabras, convenciéndoles de que tengan confianza en sí mismos, que sean fuertes psicoemocionalmente, que no se obsesionen y que intenten estar acompañadas el mayor tiempo posible, salir a pasear, oxigenar su mente con temas no relacionados con el mundo del misterior, etc.

El protagonista de los fenómenos paranormales necesita que los que estudiamos sus vivencias seamos a la vez sus amigos. Necesita un confidente a quien contarle lo que le ocurre. A veces, les sirve como psicoterapia el compartir la experiencia con alguien que sabe comprenderle. Muchas veces, los familiares y amigos no se imaginan el daño que pueden ocasionar a la víctima de estos fenómenos, con sus desprecios y burlas. Ésta, se siente incomprendida y se aisla, creándose un mundo aparte. Se distancia de la sociedad, porque la sociedad le ve como un “bicho raro”. Por eso, lo que no podemos hacer los investigadores con estas personas es llegar a la cita, ponerles la grabadora delante de la boca y marcharnos a los diez minutos. Es importante brindarles nuestra amistad, saber escucharles, dejar que se desahogen, comprender sus angustias, sus miedos y respetar la interpretación que hacen de sus vivencias, aunque consideremos que no es la correcta. Ya tendremos tiempo de decirle de qué puede tratarse, o si tiene explicación o no. No podemos llegar y finiquitar el caso en una sola tarde. Soy de los que mantienen contacto durante muchísimo tiempo con estos individuos, algunos de los cuales son hoy buenos amigos míos. Además, no siempre la persona recuerda en una primera cita todo lo que le ha ocurrido. Se le agolpan mil cosas en la cabeza y cuando te vas se acuerdan de algo importante que no te han contado. Por otra parte, estos casos no son únicos ni vienen aislados, sino que existen precedentes en la niñez o antecedentes en la familia. La mujer a la que antes aludí, ya había tenido un avistamiento OVNI de pequeña, en compañía de su padre. Charlaré con ella en estos días.

No olvidemos que el testigo es la pieza fundamental en la fenomenología paranormal. Hemos, por tanto, de respetarle. Que vea en nosotros alguien en quien confiar. Y si nos pide que no revelemos sus datos personales en nuestros trabajos divulgativos, así hemos de proceder. Lamentablemente, hay investigadores que no respetan la decisión del testigo de permanecer en el anonimato, llegando incluso a facilitar sus teléfonos a terceras personas y, peor aún, a programas de televisión que usan como espectáculo circense nuestros temas. Y eso me parece vergonzoso e imperdonable. Seamos consecuentes a la hora de actuar como investigadores de estos temas. Jamás olvidemos nuestra responsabilidad como tales. 

MOISÉS GARRIDO
(Publicado en Enigmas Express, mayo 2003)


sábado, 30 de junio de 2018

HASTA SIEMPRE, QUERIDO IGNACIO...

La muerte llega sin avisar, a traición, cuando menos se espera... Y cuando pilla por sorpresa a un ser querido, el dolor es inmenso. Sí, Ignacio Darnaude Rojas-Marcos (Sevilla, 1931) fue para mí un ser muy querido, no solo un colega ufólogo. Por eso he sentido tanto su fallecimiento, acaecido repentinamente en la noche del pasado 26 de junio. Y es que entre nosotros se afianzó una estrecha amistad desde que tuve la fortuna de conocerle allá por 1989. Con Ignacio he aprendido mucho durante las innumerables reuniones mantenidas en su acogedor hogar (el "templo darnaudiano", como yo lo llamaba). Poseía amplios conocimientos sobre muchos temas heterodoxos —OVNIs, parapsicología, apariciones marianas, sociedades secretas, esoterismo, espiritualismo, metafísica, criptozoología, etc.— y tenía una manera muy sui generis de abordarlos y de conectarlos entre sí. Al final, recurría siempre a sus novedosas teorías de la Elusividad Cósmica y del Gran Teatro Cósmico. Para él, existen otras realidades alternativas que interactúan con nuestra realidad física. "Nos quedamos mudos al saber que el pluricosmos multidimensional consta de infinitos recintos frecuenciales, planos vibratorios, niveles de realidad, universos paralelos y esferas de existencia habitados, que coexisten interpenetrados en el eterno presente", me decía hace veintiún años en una de sus muchas cartas que solía escribirme. 

Acertadamente, es considerado el 'filósofo de la ufología'. Nadie como Ignacio ha sido capaz de radiografiar el enigma de los platillos volantes, tratando de averiguar el verdadero motivo de su juguetona y esquiva presencia en nuestro mundo. Y nos ofreció pistas sorprendentes: "Creo que estos viajeros siderales se proponen mentalizar gradualmente a esta retrasada grey terrenal en torno a la complejidad y diversificación cuasi infinitas que se enseñorean del universo. Su comportamiento absurdo es una táctica deliberada con miras de quitarse hierro a ellos mismos y no convencernos al cien por cien acerca de la existencia real de los forasteros del espacio", me explicaba en una entrevista que le realicé para el periódico Enigmas Express (agosto de 2001). Esa fue precisamente la base de la transufología, una línea de pensamiento que desarrolló para centrar toda la atención en los elementos absurdos y en el papel que juega el ser humano en medio de esta escenificación cósmica orquestada, según él, por presuntas entidades extrahumanas. Le preocupaba saber quiénes son dichas entidades, de dónde vienen y qué se proponen. Sus originales trabajos sobre el contactismo extraterrestre y su voluminoso UMMOCAT —fuente de obligada lectura para los ummófilos—, son de un inestimable valor. Lo cierto es que se nos ha ido un excelente ufólogo, aunque yo destaco sobremanera su humildad y su generosidad, cualidades que escasean en el mundillo del misterio. Sin duda, Ignacio fue una persona a la que tuve un cariño enorme y una profunda admiración. Nunca le olvidaré. Su ausencia la sentiré siempre...  

IGNACIO DARNAUDE Y SU ESPOSA MARILUZ PORTA (29-05-08)
OBRAS DE IGNACIO DARNAUDE



(Por Moisés)

sábado, 23 de junio de 2018

¿HAY UNA TENDENCIA ANTICIENTÍFICA EN EL MUNDO DEL MISTERIO?

Siempre me ha llamado la atención la animadversión hacia la ciencia mostrada por gente metida en los temas paranormales. Se aprecia incluso un odio visceral hacia los científicos, a los que atacan sin piedad y desde el desconocimiento más absoluto de lo que realmente significa la ciencia para el progreso humano. Me pregunto si se debe a cierto complejo de inferioridad o a la incapacidad intelectual para comprender el lenguaje científico. Quizá, se trate de ambas cosas. Yo, que soy un ávido lector de obras científicas, considero que la ciencia, pese a sus numerosos errores y fracasos, nos ofrece un caudal de conocimientos extraordinario a quienes nos interesamos vivamente por los enigmas de la mente y del universo. Asómense, por ejemplo, a la física cuántica o a la cosmología.

Esa gente se queja de tres cosas. A saber: 1) La ciencia desprecia lo paranormal; 2) La ciencia considera que todo lo paranormal es fraude; y 3) Los científicos no tienen el menor interés por estudiar lo paranormal. Mucho me temo que ninguna de las tres afirmaciones son correctas. Hay muchos científicos que sí se interesan por estudiar lo paranormal. Otra cosa es que se muestren críticos respecto a las teorías más irracionales. No obstante, hay científicos —incluso algún que otro premio Nobel— que examinan lo paranormal desde una perspectiva más receptiva, considerando que estamos ante hechos que escapan a nuestra comprensión y a los conocimientos actuales de la ciencia. Recordemos que los precursores de la parapsicología (llamada 'metapsíquica' en sus inicios) fueron ilustres científicos, como los que formaron parte de la Society for Psychical Research (S.P.R.) de Londres. Es más, la ciencia acogió en su seno a la parapsicología en diciembre de 1969, cuando la Parapsychological Association entró a formar parte de la reputada Asociación Americana para el Avance de las Ciencias (AAAS). Asimismo, algunos de los padres de la ufología han sido destacados científicos. Además, hay cátedras y seminarios universitarios sobre parapsicología y también comités científicos para examinar los informes sobre OVNIs. Quien no lo sepa, es que no se informa bien. O porque ni siquiera procura informarse.  

Curiosamente, quienes más critican a la ciencia son los que menos ciencia leen y los que desconocen las aportaciones científicas para hallar respuestas a los fenómenos anómalos. Son ellos los que desprecian el conocimiento y optan por la fe en lo paranormal y en los extraterrestres (pese a que tales cuestiones no son un problema de fe, sino un problema científico). No quieren saber nada sobre posibles explicaciones naturales que puedan poner en entredicho sus creencias preconcebidas. Desprecian a la ciencia, a la que ven como una peligrosa adversaria o enemiga. Son personas que se han adentrado en lo paranormal persiguiendo únicamente certidumbres consoladoras, no respuestas científicas. La excesiva credulidad y la falta de honradez intelectual y moral hacen que estos sujetos se instalen en el irracionalismo más radical, llegando a considerar que son los científicos, y no ellos, quienes mienten y manipulan. ¿Puede haber mayor hipocresía?  
    
Claro que la ciencia se interesa por lo desconocido... Desde el campo de la neurobiología se están realizando en estos momentos valiosos estudios sobre los mecanismos cerebrales implicados en las experiencias místicas, las visiones de fantasmas y las proyecciones extracorpóreas. Desde otra fascinante disciplina como es la exobiología, se está produciendo un enorme avance en la búsqueda de inteligencias extraterrestres y en la posibilidad de establecer contacto con las mismas. Por tanto, existe hoy día un mayor aperturismo científico a la hora de abordar cuestiones que hasta hace unas pocas décadas eran ignoradas. ¿Lo saben esos que reclaman a la ciencia un mayor acercamiento hacia los temas limítrofes del conocimiento? Por supuesto que no. ¿Saben que se están llevando a cabo ahora mismo investigaciones en diversos laboratorios científicos sobre la comunicación telepática y otras facultades estudiadas por la parapsicología? Tampoco. De hecho, es llamativa la incultura científica de muchos que dicen ser expertos en lo paranormal. Están muy desinformados al respecto. No se molestan en estudiar a fondo dichos asuntos, sino que se quedan con lo anecdótico y lo amarillista. Están más preocupados por salir en los medios de comunicación —sobre todo, en la tele— un día sí y otro también. Ya se sabe que el ego tiene más fuerza que el afán por saber. ¿Y quieren jugar luego a ser honestos "investigadores" partiendo de semejante ignorancia? 

La ciencia —ocupada siempre en la confirmación o la invalidación de los hechos— posee un mecanismo de autocorrección que se echa en falta en el mundo del misterio, donde apenas hay interés por explicar nada y, sin embargo, sí lo hay por perpetuar los errores y los fraudes. ¿Es así como pensamos avanzar? ¿Acaso no estamos cayendo en una actitud anticientífica? ¿Estamos, por tanto, en condiciones de juzgar a la ciencia? Todos los que estamos metidos en los temas de lo insólito tenemos una tremenda responsabilidad, sobre todo, si divulgamos. Mantengamos, pues, una línea lo más objetiva posible, crítica, sin miedo a acercarnos a la ciencia e impregnarnos de los profundos y valiosos conocimientos que nos proporciona. Tengamos, por tanto, una postura científica frente a los enigmas, huyendo de explicaciones pseudoesotéricas o sobrenaturales. "Existen muchos misterios sin resolver genuinos en el universo y no ocurre nada por decir: 'Todavía no podemos explicarlos, pero algún día tal vez sí lo hagamos'. El problema es que a la mayoría nos resulta más reconfortante la certidumbre, por mucho que sea prematura, que vivir en medio de misterios inexplicados o sin resolver", reconoce el historiador Michael Shermer en su ensayo Por qué creemos en cosas raras (1997).     

Es evidente que la culpa de lo mal que está el mundo del misterio no es de la ciencia, sino de la pésima imagen que damos quienes estamos metidos en semejante terreno, cada vez más pantanoso. Apenas hay escépticos entre los estudiosos de lo paranormal. Hay muchos crédulos, eso sí. Y demasiados analfabetos científicos. Tampoco veo que la mayoría desee con sinceridad buscar la verdad y luchar contra los fraudes. Prefiere defender absurdas creencias conspirativas. No hay más que asomarse por las redes sociales y leer los hoax (noticias falsas) y comentarios que comparten tan alegremente. Provocan rubor y estupor.

En definitiva, es muy conveniente acercarnos más a la ciencia y disfrutar de todo lo que nos enseña. Y alejarnos de las delirantes ideas conspiranoicas difundidas por desaprensivos youtubers que engañan y manipulan de forma execrable a miles de internautas dispuestos a creer cualquier disparate. 

Pues sí, me encanta la ciencia y me divierto aprendiendo con ella. Así que agradezco a los científicos todo lo que me han enseñado y me seguirán enseñando, al margen de los errores que puedan cometer algunos de ellos, que a veces son garrafales. Nadie es infalible. Y es que, como nos advirtió Carl Sagan"la ciencia está lejos de ser un instrumento de conocimiento perfecto. Simplemente, es el mejor que tenemos".


(Por Moisés)

lunes, 18 de junio de 2018

"PARADIG+ XXI" EN "EXPEDIENTE MARLASCA" (LA SEXTA)

Hace unos días, una periodista del Dpto. de Producción de "La Sexta Noticias" nos escribió pidiéndonos permiso para usar algunas fotos sobre el caso de El Palmar de Troya que había visto en nuestro blog PARADIG+ XXI. Nos indicó que citarían la fuente. Aceptamos sin ningún problema. No sabemos en qué informativos habrán salido, pero anoche, en el programa "EXPEDIENTE MARLASCA", dedicaron bastante tiempo a analizar los entresijos de la secta palmariana, con motivo del lamentable incidente ocurrido recientemente con el expapa palmariano "Gregorio XVIII", y en uno de los reportajes emitidos, sacaron las fotos y también algunos vídeos de nuestro canal de YouTube. Nos alegró ver que PARADIG+ XXI salió en la pequeña pantalla. Un reconocimiento a nuestra humilde labor.







Para ver el reportaje:

miércoles, 30 de mayo de 2018

EN MIS RATOS LIBROS (XXV): "ENCUENTROS CERCANOS CON OVNIS" (José Antonio Caravaca)

La verdad es que no me ha sorprendido el nuevo libro de José Antonio Caravaca. Y digo que no me ha sorprendido porque no esperaba menos de él. Es lo que puede esperarse de alguien tan comprometido con la investigación y el estudio de los OVNIs desde hace varias décadas y que profundiza en este controvertido asunto sin ideas preconcebidas y alejándose de la corriente ufológica dominante. Su reciente ensayo Encuentros cercanos con ovnis. ¿Una arquitectura psíquica desconocida? Introducción a la Teoría de la Distorsión (Guante Blanco, 2018), a pesar de su brevedad (por exigencias de la colección), es un trabajo desafiante, profundo, demoledor, reflexivo y que ofrece otras perspectivas más sugerentes para poder desmenuzar un fenómeno cuya naturaleza poco tiene que ver con visitas alienígenas, o eso nos parece a unos pocos heterodoxos que no comulgamos con las ideas oficiales de la ufología clásica. Su visión del problema OVNI transita a la par que la mía (la interacción de la mente de los testigos, bajo un estado modificado de conciencia, con un fenómeno que tiene todos los visos de pertenecer a otro nivel de la realidad). Usamos prácticamente el mismo lenguaje, tenemos como referentes a los mismos autores y navegamos por las aguas de la paraufología, vocablo ideado por Jerome Clark a mediados de los años 70 para referirse a la dimensión psíquica que subyace tras los OVNIs. Caravaca, sin embargo, ha preferido bautizar su particular enfoque con el apelativo de Teoría de la Distorsión, para así definir el proceso mental que se produce cuando el observador se enfrenta a un agente externo desconocido (AE) durante un encuentro cercano con OVNIs. Asegura que "todo el material obtenido del inconsciente de los testigos es distorsionado de tal forma que el observador no pueda reconocerlos como propios, y es por ello que bautizamos esta idea como la teoría de la distorsión". Inspirándose en los trabajos precursores de Michel Monnerie (1977) e Hilary Evans (1984), entre otros pioneros "herejes", Caravaca busca los entresijos del Fenómeno OVNI radiografiando algunos casos clásicos —preferentemente, los incidentes relacionados con aterrizajes, encuentros con ufonautas y abducciones—, e interpretando el simbolismo oculto de los elementos absurdos que aparecen en cada suceso particular, ya que en su opinión, "la casuística OVNI está repleta de eventos únicos e irrepetibles... De seres y naves que nunca volvieron a ser vistos... Y es que, una de las características más desconcertantes de los encuentros con platillos volantes y sus ocupantes es que estos sucesos se reinician en cada episodio... cada avistamiento refresca los archivos de los ufólogos con nuevos elementos y características nunca antes descritas anteriormente".

Reconoce, nada más comenzar su obra, que "nos enfrentamos a un paradigma mucho más complejo que la respuesta, simplista, que nos ofrece la hipótesis extraterrestre". Y tiene razón. Cuando nos adentramos a fondo en la absurda casuística, cuando observamos que no suele venir aislada sino acompañada de otros episodios anómalos, cuando indagamos en la biografía del testigo y en los efectos que en él produce la experiencia OVNI, cuando tenemos en cuenta la importancia de los estados alterados de conciencia y cuando estudiamos la variopinta e inclasificable tipología humanoide (el libro de Caravaca da buena cuenta de la misma), no nos queda más remedio —a no ser que tengamos férreos prejuicios— que cuestionar la hipótesis extraterrestre y adentrarnos por otras vías alternativas en las que el factor psíquico es el epicentro —que no la causa— del problema. Y es que, para Caravaca, "es la mente del testigo la que decide realmente, con un 'esquema onírico', cómo se va a desarrollar toda la escena".

En definitiva, estamos ante un trabajo minucioso, muy revelador y que debería hacer reflexionar muy seriamente a quienes siguen anclados, más por romanticismo que por otra cosa, en la tan traída y llevada hipótesis extraterrestre, que no explica absolutamente nada, ya que deja múltiples interrogantes en el aire, pero, extrañamente, pretende explicarlo todo. Eso sí, dejando a un lado (menospreciando, diría yo) todas esas piezas ilógicas, oníricas, arquetípicas y paranormales que, pese a quien pese, son parte intrínseca del "gran teatro OVNI". Lean esta fantástica obra y cualquier otro trabajo de Caravaca. Merecen la pena.

Blog de José A. Caravaca: http://caravaca.blogspot.com


(Por Moisés)

jueves, 10 de mayo de 2018

EN MIS RATOS LIBROS (XXIV): "EL FIN DEL MUNDO TAL Y COMO LO CONOCEMOS" (Marta García Aller)

«No sólo las cosas caducan, también las ideas. Y es muy improbable que dentro de veinte años conservemos nociones como las de privacidad o reloj biológico... Y mucha atención al futurible más inquietante de todos y en el que ya trabajan grandes científicos: el fin del envejecimiento e incluso de la muerte», afirma la periodista Marta García Aller en El fin del mundo tal y como lo conocemos, obra publicada en 2017 por el prestigioso sello Planeta. Si bien, las anteriores afirmaciones parecen extraídas de una novela de ciencia-ficción, la autora tiene sólidas razones para presentarlas como una realidad inminente. Tras una concienzuda documentación y entrevistas a expertos en genética, robótica, inteligencia artificial, economía, filosofía, etc., relata cómo ciertos inventos e ideas sustituirán a los de antaño e inexorablemente transformarán el mundo.

El fin del trabajo debido a la automatización y a la robotización, el fin de los volantes con la aparición de los coches autónomos o el fin de las tiendas sin vendedores son algunos de los escenarios expuestos en este libro. Y es que no se trata de una obra visionaria, sino de una objetiva investigación de cómo está cambiando nuestro mundo gracias a esas innovaciones que se han colado en nuestra vida diaria casi sin que nos demos cuenta. La irrupción de los teléfonos móviles, el internet de las cosas en la casa con electrodomésticos inteligentes, capaces de enviar una lista de la compra por la red de redes, o incluso gestionar nuestra agenda diaria, son solo algunos ejemplos. Y es que estamos viviendo momentos clave en la historia de la humanidad, en los que la Cuarta Revolución Industrial ya está teniendo lugar. Una revolución que cambiará también nuestro entorno como la creación de leyes que establecerán los usos y límites de esta tecnología o incluso  una nueva filosofía de vida en la que, si se cumplen los pronósticos de algunos genetistas, podremos alargar notablemente la juventud, retrasar la vejez y llegar a vivir hasta los 150 años. Por tanto, no tendrá sentido jubilarse a los 65. “El siglo XXI va a necesitar de knowmads o nómadas del conocimiento (…) Estamos de forma inevitable, destinados a convertirnos en novatos constantes, estudiar ya no va a ser una fase, sino un proceso vital. ¿De verdad creemos que estudiar una carrera o un oficio hasta los veintipocos puede enseñarles a los jóvenes de hoy lo que van a necesitar en 2050?”, se pregunta la autora tras reflexionar sobre este asunto. Y no es una cuestión baladí. Si en unos años va a ser posible alcanzar semejante edad, o incluso, como desearían algunos transhumanistas, la inmortalidad, esto supondría una nueva y terrible desigualdad: los poderosos podrán llegar a vivir más de 150 años (o más, si se cumple la quimera de la vida eterna), mientras que los pobres vivirán pocos años y fallecerán irremediablemente.  

Por otro lado, el hecho de que la automatización pueda dejar sin empleo a millones de personas, como ya se ha advertido desde la cumbre económica internacional de Davos (Suiza), así como el aumento de la calidad y la esperanza de vida, dará lugar a que la gente viva muchos más años y cuente con mucho más tiempo libre. Tendremos que prepararnos para establecer protocolos de actuación ante semejante panorama. Algunos proponen como solución una renta básica universal a los desempleados por esta automatización. Otra solución sugerida es aplicar impuestos a los robots que sustituyan a humanos en su trabajo. Sin embargo, ambas propuestas parecen demasiado simples frente a problemas complejos. ¿Qué tan eficaz sería pagar un sueldo que no fuese resultado de ejercer un oficio o profesión? ¿Desaparecerán las actuales prestaciones y serán sustituidas por este hipotético salario mundial? ¿Por qué se habla de aplicar impuestos a robots y a máquinas si desde hace años las empresas ya pagan sus correspondientes tributos por su actividad económica resultado de la intervención de máquinas? Sin duda, nos encontramos ante un panorama incierto, pues aunque ya estamos viviendo grandes cambios, hasta que éstos no acontezcan del todo no sabremos cuáles serán sus consecuencias y, por tanto, las medidas más oportunas. 

Algunas profecías tecnológicas aún no se han cumplido, como la llegada del hombre a Marte prevista para el año 2000. Por el contrario, otras como la irrupción de ordenadores personales y la telefonía móvil, se han ido sucediendo de forma imparable y progresiva. “La velocidad del cambio, sin embargo, está por definirse. Al fin y al cabo estamos hablando de la carrera de la ciencia por la vida eterna cuando la batería del móvil ni siquiera nos aguanta un día entero. Y de una inteligencia artificial capaz de hacer el trabajo de brókeres y abogados cuando en casa tenemos aspiradores presuntamente robóticos que siguen dándose de cabezazos contra la puerta del salón. No olvidemos que el futuro siempre es una ficción”, sentencia la autora dejando la puerta abierta a esas innovaciones que darán “fin” al mundo tal y como lo conocemos.

El lector disfrutará del texto de principio a fin con un detallado, ameno y a la vez elocuente discurso. Más de uno que haya vivido esa transición analógico-digital de la década de los 80 del pasado siglo hasta los inicios del siglo XXI se verá reflejado en las líneas de esta obra.

Marta García Aller (Madrid, 1980) estudió Humanidades y Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid. Ha trabajado en la BBC de Londres, El MundoActualidad Económica y la agencia EFE. Actualmente, es analista de economía y cronista de actualidad del programa La Brújula, de Onda Cero. Es periodista del periódico El Independiente y profesora asociada desde 2010 del IE School of Human Science and Technology del IE Business School. Tiene diversos galardones periodísticos, como el Premio de Periodismo Económico Hispano-Luso. IE Business School de 2016 o el Premio Vodafone de Periodismo en la categoría Economía de 2017.


(Por Claudia)

miércoles, 11 de abril de 2018

VIDEOTECA DE LO INSÓLITO: "50 AÑOS DE LAS APARICIONES DE EL PALMAR DE TROYA"

El Palmar de Troya... Nombre ligado inevitablemente a unas presuntas apariciones de la Virgen que comenzaron hace 50 años y cuyas primeras protagonistas fueron cuatro niñas, sustituidas pocos días después por varios videntes adultos. Un caso tan delirante como esperpéntico. Una historia singular, única, sin parangón en el mundo de la milagrería popular. He aquí los ingredientes: un joven y carismático vidente, Clemente Domínguez, que se autoproclamó papa con el nombre de Gregorio XVII porque así lo quiso su megalomanía, y no Dios como él manifestó. Una secta, la Orden de los Carmelitas de la Santa Faz, que se convirtió en cismática cuando sus miembros fueron excomulgados por la Iglesia católica. Una costosa basílica erigida en el lugar de las apariciones. Decenas de propiedades inmobiliarias adquiridas por Clemente y su séquito, gracias a las suculentas donaciones efectuadas por seguidores ultraconservadores de diversas partes del mundo. Mensajes milenaristas y reaccionarios, estigmas, bilocaciones, xenoglosia, hierognosis, comuniones místicas, danzas del sol...

De este modo, El Palmar de Troya, aldea sevillana enclavada a escasos km de Utrera, se convirtió de la noche a la mañana en protagonista de supuestos eventos sobrenaturales que atrajeron a miles de fieles, periodistas y curiosos. Videntes como Pepe Cayetano, Rosario Arenillas, Antonio Anillos, María Luisa Vila, María Marín, Arsenia Llanos y algunos más caían en éxtasis y recitaban mensajes celestiales. La histeria, el fanatismo, las ilusiones catatímicas y el fraude campaban a sus anchas en aquel ambiente casi medieval.

Visité por primera vez dicho enclave aparicionista en 1989, cuando tenía 23 años. He estado presente durante los éxtasis de algunos de los videntes anteriormente citados, inmortalizando algunos de esos momentos con mi cámara de vídeo. También he entrevistado a dichos videntes, a numerosos testigos y a varios exmiembros de la mencionada orden palmariana. Me he movido entre ellos como un creyente más, para así ganarme su confianza. He participado en cenáculos de oración y en reuniones privadas. He entrado en la amurallada basílica palmariana y en el palacio apostólico que tenían en la calle Redes de Sevilla. Y he sacado a la luz, documentos privados y datos inéditos que revelan el trasfondo lucrativo de este movimiento aparicionista. Quien desee conocer a fondo lo ocurrido en El Palmar de Troya, le invito a leer mi libro El negocio de la Virgen (Nowtilus, 2004) y los diversos artículos que he publicado en revistas como Karma-7, Enigmas y Más Allá, donde expuse lo que fui descubriendo durante mis pesquisas. Asimismo, pueden escuchar la entrevista que me hicieron en el programa de radio Tempus Fugit el 09-03-14.

Al cumplirse ahora medio siglo de las apariciones de El Palmar de Troya, hemos creído oportuno rescatar de nuestros archivos diversos programas y grabaciones —como algunos éxtasis que filmé in situ para compartirlos en nuestro canal de YouTube VIDEOTECA DE LO INSÓLITO. Esperamos que sean de vuestro interés...








(Por Moisés)

martes, 3 de abril de 2018

VIDEOTECA DE LO INSÓLITO: "EXPERIENCIAS OCULTAS" (A través del espejo, TVE, 19-01-90)

La brujería, la magia negra y el satanismo no son cosas del pasado más remoto. En el aclamado documental Experiencias ocultas (1985), que hemos rescatado de nuestros archivos para compartirlo en nuestro canal de YouTube, observamos que en pleno siglo XX había personas que seguían realizando cultos ancestrales dedicados a antiguas divinidades, a la Madre Naturaleza y al mismísimo Satán. El ser humano siempre ha buscado en lo trascendente, o en lo mágico, respuestas a los grandes interrogantes. Y, sobre todo, una protección ante los avatares de la vida. Desde la noche de los tiempos, el brujo o chamán ha tratado de conectar con las 'fuentes sagradas', invocando a determinadas fuerzas —benéficas o maléficas— mediante ritos, conjuros y ofrendas. 

Si hoy, en pleno siglo XXI, se hiciera un documental parecido, veríamos que las cosas no han cambiado demasiado. La superstición, la fe, la invocación y la creencia en entidades sobrenaturales son imperecederas. Existirán mientras exista el ser humano. Precisamente, hace unos días, en el culto dominante de nuestro contexto occidental, que sigue siendo la fe católica, hemos visto muestras de adoración a imágenes (idolatría), rezos colectivos, actos de penitencia y ciertos ritos aceptados durante siglos por la ortodoxia católica. ¿Qué diferencias tienen los ritos católicos de los ritos que observamos en el documental? Pocas. O, quizá, ninguna. Sí, se trata de otras deidades pertenecientes a cultos minoritarios, pero a fin de cuentas vemos que los ritos, desde un punto de vista antropológico, siempre persiguen lo mismo: adorar a fuerzas superiores y pedir sus favores. Sacerdote, chamán, brujo... Distintos apelativos para definir a una persona con supuestos dones especiales y aceptada por una determinada comunidad de creyentes para hacer de intermediario entre nuestro mundo y el más allá. Todos esos cultos paganos que aparecen en el documental —y que pueden resultar ridículos a quienes no los comparten— poseen, como la religión católica, una importante dimensión soteriológica (del griego σωτηρία, "salvación"), y no digamos un marcado trasfondo supersticioso.

En dicho documental, intervienen, entre otros, Anton Szandor LaVey, fundador de la Iglesia de Satán (la primera iglesia satánica legalmente establecida); Michael Aquino, fundador del Templo del SetÁlex Sanders, rey de los brujos en Reino Unido; y H. R. Giger, artista de lo oculto y creador de la malvada criatura del film Alien.

El documental Experiencias ocultas, producido en 1985 por la cadena Diez de Australia, se emitió en España cinco años después. Fue en el programa de debate A través del espejo (TVE), presentado y moderado por Cristina García Ramos. En la tertulia, que también la hemos rescatado del olvido, participaron los siguientes contertulios: José María Kaydeda (parapsicólogo e historiador), Francisco de Oleza (periodista y sociólogo), Manuela do Brasil (Mae de Santo del candomblé y vidente), José Manuel Rodríguez Delgado (neurólogo), Juan Blázquez (historiador) y Héctor Vall (profesor de ecumenismo). Los seis contertulios ofrecen sus opiniones, discrepantes en ocasiones, respecto a los asuntos abordados en el documental. Salen a relucir los fenómenos paranormales, el boom del ocultismo en nuestra sociedad moderna, el papel primordial que juega el cerebro humano, la importancia de los símbolos y ritos en todas las culturas y las explicaciones científicas a ciertos hechos extraños referidos en el documental y a lo largo del debate.

Disfruten, pues, de estas dos nuevas entregas de VIDEOTECA DE LO INSÓLITO. Merecen la pena.