UN RINCÓN VIRTUAL QUE OBSERVA LA REALIDAD CON OTROS OJOS...

jueves, 30 de junio de 2016

EN MIS RATOS LIBROS (XIII): "CÓMO INTEGRAR TU SOMBRA" (José A. Delgado González)

Carl G. Jung afirmó: "Cada uno de nosotros proyecta una sombra tanto más oscura y compacta cuanto menos encarnada se halle en nuestra vida consciente. Esta sombra constituye, a todos los efectos, un impedimento inconsciente que malogra nuestras mejores intenciones".

La sombra... Ese lado oscuro y lúgubre que todos los seres humanos poseemos. La sombra actúa como si fuese una fuerza maléfica surgida de lo más profundo de nuestro ser. Y utiliza diferentes disfraces. Miremos a nuestro alrededor, pongamos los informativos, leamos la prensa, asistamos a una reunión familiar o de amigos... Discusiones con los compañeros de trabajo, en la barra de un bar, entre vecinos, en las redes sociales... A cada instante, la sombra acecha, reclama la atención, busca desesperadamente manifestarse... Y no resulta fácil controlarla. La ira, la soberbia, el orgullo, el odio, la avaricia, la megalomanía, los celos, la envidia, la lujuria, la infidelidad, el suicidio, el asesinato... Toda clase de emociones negativas está potenciada por esa sombra personal que compartimos los seres humanos. "Cada uno de nosotros lleva consigo un Dr. Jekyll y un Mr. Hyde, una persona afable en la vida cotidiana y otra entidad oculta y tenebrosa que permanece amordazada la mayor parte del tiempo", sostiene Connie Zweig, psicoterapeuta junguiana. Jung decía que la sombra resulta peligrosa cuando no le prestamos la debida atención. Si la ignoramos, se convierte inexcusablemente en una poderosa amenaza, no solo contra los demás, sino, sobre todo, contra nosotros mismos. Por eso, es fundamental conocernos bien y bucear en lo más recóndito de nuestro interior para así descubrir la sombra, asumirla y ejercer un férreo control sobre ella, evitando que sea ella la que nos controle a nosotros. No olvidemos, como bien señala el analista junguiano William A. Miller, que lo que vemos en los demás son aquellos atributos que nos desagradan de nosotros mismos. Se trata de un fenómeno de proyección. Sin duda, trabajar la sombra es un acto vinculado con el llamado proceso de individuación, que tiene como fin la transformación total del individuo, uno de los fundamentos —y, quizá, el objetivo principal— de la psicología profunda o analítica. "Si todavía no has visto al diablo mira tu propio yo", sentenció el poeta sufí Rumi. Y es que todos, aunque no seamos malvados, cometemos malas acciones. El problema radica en negar nuestra propia maldad y proyectarla sobre los demás, algo que ocurre con bastante frecuencia. ¿Y cómo llevar a cabo exitosamente esta particular cruzada contra nuestros demonios internos, esos intrusos procedentes de nuestro inconsciente?

Quien ha dedicado tiempo a desentrañar esa parte oscura que habita en nosotros es José Antonio Delgado González (Madrid, 1972), psicólogo, especialista en psicología junguiana, escritor y licenciado en ciencias ambientales. Su último ensayo versa, precisamente, sobre la sombra. Se titula: CÓMO INTEGRAR TU SOMBRA (2015). He disfrutado mucho con su lectura, porque a pesar de que es un trabajo profundo y muy riguroso, no peca de tedioso, sino al contrario, resulta bastante ameno, ya que su autor emplea un lenguaje muy asequible y expone casos a modo de ejemplos, para comprender mejor cómo la sombra hace acto de presencia, incluso en situaciones muy cotidianas. La sombra, sostiene Delgado, nos enfrenta a un auténtico conflicto. No en vano, está constituida por todo aquello que rechazamos, reprimimos o suprimimos. Puede expresarse en sueños o en determinados mitos modernos, como el tema OVNI (proyectamos en los extraterrestres nuestro lado más oscuro y perverso, cosa que observamos en films de ciencia-ficción como Independence Day, por ejemplo). Todo aquello que no nos gusta de los demás, es fiel reflejo de nuestra propia sombra. "La sombra tiene una relación íntima con lo inconsciente colectivo, en tanto que bajo los dominios de los contenidos personales de lo inconsciente personal (el subconsciente freudiano) encontramos los residuos vitales y dinámicos de lo inconsciente colectivo (los arquetipos)", aclara Delgado. Tomar conciencia de nuestros deseos reprimidos es, para el autor, lo más significativo en el proceso de integración de la sombra. De no ser así, "la red de telaraña que crea las proyecciones de los contenidos de la sombra aísla al individuo del mundo y de sí mismo. En esa situación la persona vive en un mundo ilusorio, creado por sus propias fantasías inconscientes y reproduce sus conflictos allí donde va, de modo que con persistencia se dedica a destruir su propia vida y la de aquellos que le rodean", explica. Si tomamos conciencia de los contenidos de la sombra, nos resultará fácil caer en la cuenta de lo que somos capaces de hacer. Comprenderemos entonces lo injustos que somos, los errores que cometemos y el daño que podemos llegar a hacer a quienes nos rodean, sin haber sido siquiera conscientes de ello.

José Antonio Delgado analiza en su libro los tres niveles de sombra enumerados por la psicología analítica: la sombra individual, la cultural (o nacional) y la arquetípica. Asimismo, se refiere a la sombra proyectada por el estado islámico en estos momentos. Por otro lado, examina la simbología que subyace en el Apocalipsis de san Juan, donde puede apreciarse claramente el enfrentamiento entre la conciencia (el yo) y lo inconsciente (la sombra). No olvida referirse al papel que juega Saturno en la astrología y en la filosofía hermética, ya que siempre se le asoció con lo oscuro, lo infernal, lo destructivo... Otro capítulo lo dedica a la noche oscura del alma, estableciendo un lazo entre la vía mística detallada por san Juan de la Cruz y el proceso de individuación descrito por Jung, cuya culminación es la autorrealización o completa renovación de la personalidad, una vez que el individuo ha ampliado su consciencia y ha adquirido un conocimiento veraz de sí mismo y del mundo.              

En definitiva, creemos que Cómo integrar tu sombra —editada por el propio autor— es una obra esencial, de obligada lectura en los tiempos convulsos que nos ha tocado vivir, donde la sombra, individual y colectiva, está eclipsando la poca luz que irradiamos los seres humanos. Ojalá fuésemos todos conscientes de esta poderosa fuerza maligna que forma parte de nuestra compleja naturaleza humana, para mantenerla a raya y, entre todos, hacer de este mundo un lugar más luminoso, pacífico y armónico. Si no hacemos nada por cambiar nosotros mismos, por mejorar nuestros aspectos internos, no esperemos que los demás cambien. El destino de la humanidad está en juego. Y la sombra intentará por todos los medios tomar sus riendas para conducirnos a una inevitable hecatombe...

Web del autor: http://www.joseantoniodelgadoescritor.com


MOISÉS GARRIDO, JOSÉ A. DELGADO Y CLAUDIA M. MOCTEZUMA

(Por Moisés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario